Robot trabajando sobre la proa del Oleg. Foto: SASEMAR
Robot trabajando sobre la proa del Oleg. Foto: SASEMAR

Continúan las tareas de vaciamiento de los tanques de combustible del pesquero ruso Oleg Naydenov, buque hundido frente a las costas de Gran Canaria a mediados del pasado mes de abril. La encargada de la tarea, la empresa de origen holandés Ardent, rabaja sobre el pecio del barco con dos robots submarinos, que en un principio sellaron las grietas de los depósitos por medio de campanas fabricadas especialmente para la tarea. En estos momentos están transportando el combustible a la superficie por medio de tanques que son llenados directamente desde las campanas. Recordemos que eran más de 1400 toneladas de fuel las que llevaba la nave, pero todavía no se sabe lo que queda en el interior de los depósitos.

En comunicación telefónica con la oficina de prensa de Salvamento
Marítimo (SASEMAR), nos informaron que “actualmente estamos en la fase de extracción del combustible que se lleva a la superficie por medio de tanques que son izados hasta el buque Olympic Zeus, donde se los reemplaza por otros vacíos que vuelven a bajar. Cuando se termine esta etapa se procederá al sellado definitivo de las grietas del casco.”
-¿Cuánto fuel se ha extraído y cuánto queda?
“Nos falta precisión en el dato del fuel extraído hasta ahora, no podemos dar un número preciso. Una vez finalizada la fase de extracción, se dispondrá de las cifras globales. No se sabe cuánto queda.”
-¿Dónde depositan el fuel que extraen cuando lo llevan a la superficie? ¿Sirve para algo?
-”Por el momento en recipientes que están a bordo del buque Olympic Zeus. Posteriormente el fuel se retirará a instalaciones en tierra autorizadas a tales efectos.”
-¿Siguen suponiendo que terminarán con los trabajos en noviembre o manejan otra fecha?
-”El curso de las operaciones continúa siguiendo la planificación establecida.”
-¿Hay más información sobre el coste total de la operación?
-“Como sabrás, el contrato por los servicios de extracción del combustible remanente y posterior sellado de las fugas se adjudicó por un importe de 31,04 millones de euros, que fue anuncio de licitación publicado en la Plataforma de Contratación del Estado. No obstante la cifra puede variar dependiendo de una serie de incentivos, penalizaciones y costes variables previstos en el contrato.”

Mientras tanto en el Ayuntamiento de Mogán, uno de los más afectados por el vertido, junto al gobierno de Canarias han comenzado con las denuncias y las reclamaciones ante el armador del barco, para por lo menos recuperar los gastos de limpieza de sus playas y de 13000 toneladas de callao impregnado de piche, que han sido enviadas a Sevilla para que una planta especializada en este tipo de residuos se ocupe del trabajo. Ahora toca la etapa de las cuestiones legales para ver quién se hace cargo de las facturas del incidente de este barco, que estuvo tan mal gestionado por las autoridades y terminó incendiado y a la deriva durante tres días, (incluso pasando por reservas naturales de importancia como la de Jandía), para terminar hundiéndose frente a la isla de Gran Canaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.