Por Cheyenne Lab

¡Hola, buenas a todos!

Cheyenne Lab sigue su búsqueda sin fin de pelis buenas. Estamos todavía en fase de recuperación de la p… Navidad; intentamos abrir una puerta al futuro para pedir ayuda a “Navidetor”, terrible robot construido con las sobras de los regalos abandonados por los niños occidentales en oscuros rincones de sus armarios. Intentamos dar con él, pero quedamos atrapados en una serie de orgías alimentarias y rituales paganos. Entonces, no nos queda otra que desearos un feliz 2017, gente, y pasaros algún buen título, si es posible.

Antes de todo, disculpad, pero queremos dar un último saludo al gran director argentino Eliseo Subiela, autor de trabajos siempre originales como Hombre mirando al sudeste (1986), El lado oscuro del corazón (1992) o No te mueras sin decirme adónde vas (1995), entre muchos. ¡Un fuerte abrazo, maestro!

La primera peli es Al final del túnel (2016), buen film del director argentino Rodrigo Grande. Reparto compuesto por Leonardo Sbaraglia, Pablo Echarri y Clara Lago. El prota (Sbaraglia) está en silla de ruedas por un accidente de coche y parece destinado a una vida triste y solitaria, hasta que se le presenta la ocasión para salir del túnel de su existencia. Miradla, gente.

Otra peli simpática, siempre de Argentina, es “Querida, voy a comprar cigarillos y vuelvo”, dirigida por Mariano Cohn y Gastón Duprat, con Emilio Disi y Eusebio Poncela. Es un drama irónico y amargo, sencillo, divertido, para pasar un buen rato.

También vimos el último trabajo de Clint Estwood, Sully, con Tom Hanks. ¿Qué podemos decir? Clint es un maestro y siempre nos regala trabajos de calidad. La película cuenta un hecho real, un aterrizaje de emergencia en plena ciudad de Nueva York. Está bien, pero….

También Café Society, de Woody Allen está muy bien; un sinfín de bromas, chistes, alusiones, mala leche y risas: todo el repertorio del viejo.

Y una gran peli para nosotros es La venganza de Jane (Jane got a gun), trabajo de Gavin O’Connor. Óptimo western con todos los ingredientes, un clásico con una Natalie Portman en forma estupenda y un gran reparto, con Joel Edgerton y Ewan McGregor.

Ahora, la película del mes: Captain Fantastic, de Matt Ross, con el gran Viggo Mortensen, siempre intenso. Es un trabajo de la temporada; Ben (Viggo) es un padre hippy que elige vivir lejos del mundo moderno con sus hijos. Todo va bien, pero las cosas cambian, los niños crecen… Es un gran film en donde no hay ni una sola palabra de sobra. Muy buena.

Hasta la próxima, amigos… ¡Si el séptimo arte quiere!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.