(Bombyx mori), la polilla de la seda, ¡precioso lepidóptero!

Por María Martín Francisco. Ingeniera Técnica Agrícola, especialista en hortofruticultura y jardinería agroecológica.  info@ellibrito.es

El moral (Morus nigra) y la morera (Morus alba) son dos árboles de la familia de las moráceas que se encuentran presentes en todas las islas Canarias.

Se trata de dos especies diferentes, a pesar de que muchas veces no sepamos distinguirlas y las llamemos de forma equivocada. Pero quien sí las sabe distinguir es el gusano de la seda, ya que solo se alimenta de la morera.

Si te vas a comprar un moral, fíjate bien y no te equivoques de árbol si quieres comer ricas moras por esta época del año.

Fruto del moral

Hoja de moral (Morus nigra)

El moral es un árbol más grande que la morera y puede alcanzar hasta los 15 metros de altura: el color de sus hojas (ásperas al tacto y de forma acorazonada) es verde intenso y su fruto es morado.

 

La morera es un árbol más pequeño: sus hojas son ovaladas, de un verde menos intenso que en el moral, y menos ásperas; su fruto es blanquecino.

Fruto de la morera

Son árboles muy rústicos que aprecian suelos ligeros poco arcillosos y muy

Diferencias entre las hojas de las dos especies

fáciles de cultivar. No les gustan las temperaturas bajas, con las cuales detienen su producción.

Proporcionan cobijo a pájaros que ayudan al control de los insectos en los huertos.

Sus copas son amplias y preciosas, de un valor ornamental espectacular y proporcionan sombra y frescor en verano.

Hoja de la morera

La mora la podemos comer fresca, en mermeladas, zumos, gelatinas, coberturas, jarabes, licores, gominolas … y en Canarias también solemos comerla pasada por gofio.

Además, hay muchas más aplicaciones: con la madera (sobre todo la de la morera, muy dura y de tonos rojizos) se hacen cucharas para cocinar, muebles, puertas, instrumentos musicales; sus hojas, en infusión, ayudan a regular la hipertensión (5 gr de hojas tiernas en medio litro de agua hirviendo); con el fruto se hacen jarabes para la tos, las anginas y las llagas en la boca; también se realizan cataplasmas de fruta de morera para afecciones en la piel; y con la mora, cataplasmas para las manchas de la piel, como laxante, vermífugo (1), estimulador del apetito; se usa asimismo para la anemia y además tiene gran cantidad de taninos y vitamina C.

Orchilla (Roccella canariensis )

Además, el cultivo de la morera ha sido de gran tradición en la historia de las islas, principalmente en la isla de La Palma, en el municipio de El Paso. Aquí la morera se ha usado fundamentalmente para alimentar a los gusanos de la seda, actividad económica que se desarrolló en la isla desde el siglo XVI hasta mediados del XIX, consiguiendo telas de seda de gran calidad.

Cochinilla (Dactylopius coccus)

Esta polilla, cuando está en su forma de gusano, se alimenta de las hojas de la morera (Morus alba) y no del moral (Morus nigra).

Las islas que más trabajaron y desarrollaron la industria sedera fueron Tenerife, Gran Canaria y La Palma.

La producción de la seda, el tintado de las madejas con orchilla (liquen que crece cerca

Oruga

de la costa) y la cochinilla (insecto cóccido que vive en las tuneras) entre otros tintes naturales, y la posterior elaboración en telares de las telas de seda de gran calidad fue una importante actividad económica tanto por el comercio entre las islas como por la exportación a América y, en menor medida, a Europa.

A partir de mediados del siglo XIX, con el desarrollo de la industria, se va perdiendo esa importancia y se abandona de manera sustancial.

Pero es en La Palma donde se sigue manteniendo la tradición, tanto del cultivo de las moreras como de la cría de los gusanos de seda. La fabricación de productos textiles de gran calidad se sigue realizando, cuidando el legado de nuestra historia, el cual se puede apreciar visitando el Museo de la Seda, así como poniéndose en contacto con las hilanderas en El Paso.

Tratamiento del capullo de seda
  1. Que actúa contra las lombrices intestinales.

  2. Esta polilla nace sin aparato digestivo, vive lo suficiente para la fecundación y posterior puesta de huevos de los gusanos. Su cría en cautiverio necesita oscuridad.

Fotos: Creative commons.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.