mucho cuidado
"Bebe" Foto: wikipedia

por Gianfranco Costa, canario de adopción

A comienzo de octubre de este año, la cantante Bebe hizo esta declaración a la prensa:

“Había una vez un país muy bonito, con un clima maravilloso y unas carreteras divinas, que venía de haber pasado una tremenda, terrible y horrorosa época de una dictadura. Después, las personas empezaron a expresar lo que pensaban para ponerse de acuerdo y ese país se convirtió en algo mejor de lo que era. De repente, cuando más guapo estaba, ese país entró otra vez en una tremenda dictadura, casi peor que la anterior, salvando las distancias, porque la anterior se sabía lo que era, pero la de ahora estaba muy camuflada. Era la dictadura de lo políticamente correcto, parece que todos somos muy libres, todos tenemos derecho a opinar, pero en realidad es todo mentira, tenemos que tener mucho cuidado. Por lo menos antes había censores y sabíamos que era un censor. Ahora hay que tener mucho cuidado, hay días que tienes que tener mucho cuidado con la boca”.

Seguro que muchos de vosotros estaréis pensando que esta declaración resulta bastante exagerada. Otros diréis que la artista se ha quedado corta. Sinceramente, creo que los descendientes de las víctimas de la dictadura tienen muy claro esa maldita época y pueden relacionarla con la presente, evidenciando un montón de diferencias. Primero, si hoy no estás de acuerdo con lo que dictamina el sistema, nadie te mata. Por lo menos físicamente.

Pero me pregunto, ¿cuántos de nosotros, que participamos en las multitudinarias manifestaciones contra las prospecciones petrolíferas y a favor de una sanidad digna en Fuerteventura, lo hicimos bajo el amparo de las instituciones públicas como patrocinadoras de los eventos? Con franqueza y con toda honestidad, tengo mis dudas. Hubo muchas otras ocasiones para declarar pública y abiertamente el rechazo hacia otras injusticias, pero solo participaron los de siempre, compañeros de algunas asociaciones culturales locales isleñas.

Sigo preguntándome: ¿la participación depende sólo de la organización por parte de las instituciones públicas que ponen guaguas gratuitas? ¿O quizás saber que el propio Excelentísimo Cabildo es el organizador del evento hace sentir a muchos de nosotros lo suficientemente seguros de que no habrá repercusiones personales, por ejemplo a nivel de puestos de trabajo? ¿Cuánta gente no está dispuesta a dar la cara por miedo a venganzas personales por parte del régimen postfeudal en el que vivimos?

Bueno, si el nuestro fuese un sistema libre y democrático de verdad, no tendría sentido preocuparse por expresar libremente las propias opiniones, incluso participando en manifestaciones públicas. Si hubiese alguien que teme dar la cara para no perder el puesto de trabajo, entonces la cantante tendría toda la razón.

Al fin y al cabo, para fotografiar correctamente el contexto actual se necesitarían unas declaraciones libres por parte de cada uno de nosotros, los que vivimos en esta compleja realidad. En otros términos, ¿nos sentimos libres de expresar claramente nuestras opiniones o tememos que – por poner un ejemplo – nos van a denegar el­ permiso que esperamos o nos bloquearán una licencia, si es que nos atrevimos a opinar en contra de lo que le gusta al Ilustrísimo (lenguaje de época feudal) de turno?

La funcionaria tal o el político cual, ¿pueden hacernos la vida imposible si nos declaramos abiertamente en contra de la opinión dominante?

Si las respuestas a todas o a algunas de estas preguntas fuesen positivas, no solamente la declaración inicial de la cantante Bebe resultaría mucho más que correcta, sino que tendríamos un problema muy gordo por lo que se refiere al normal desarrollo de la coexistencia democrática entre personas libres, porque libres no seríamos.

Todo esto desembocaría en la necesidad de que cada uno de nosotros se pregunte a sí mismo si vale más un pariente enchufado o la propia dignidad. Obviamente, la respuesta – no puede ser de otra forma – es y tiene que ser personal, cada uno enfrentándose a su propia conciencia y a su propia dignidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.