los meteoros

Por María Martín Francisco. Ingeniera Técnica Agrícola, especialista en hortofruticultura y jardinería agroecológica

Un meteoro es cualquier fenómeno físico, distinto de una nube, que ocurre en la capa más baja de la atmósfera, la troposfera. Los clasificamos según su naturaleza en: hidrometeoros (agua en distintas formas), litometeoros (en estado sólido, como polvo, etc), fotometeoros (luminosos, como arco iris, espejismos, etc.) y electrometeoros (visibles o audibles).

Las plantas, al igual que los animales, están estrechamente ligadas al desarrollo de los fenómenos atmosféricos. Reaccionan ante el tiempo que hace o ha hecho de distintas formas. Por ejemplo, cuando las cebollas se recubren con numerosas y gruesas capas, nos indican que el invierno será crudo; y también que, durante el período de maduración, el tiempo ha sido más o menos cálido o seco.

Hay plantas que son especialmente sensibles a determinados elementos meteorológicos:

    • La alcachofa y la piña abren sus escamas con buen tiempo y las cierran cuando amenaza lluvia.

    • El dondiego de día (1), la enredadera y la margarita se cierran cuando el aire está cargado de humedad.

    • Con tiempo seco y soleado la acedera (2) abre sus hojas, el tallo de las flores se inclina y el girasol orienta su flor.

    • La rosa de Jericó renace con el aumento de la humedad y se vuelve a secar cuando el aire está seco.

En ningún caso anuncian lluvia o buen tiempo, sino que indican el grado de humedad del aire.

los meteorosCuando la insolación es alta, el aire de las capas bajas se calienta al contacto con el suelo. La ascensión del aire cálido determina un descenso de la presión atmosférica y esto produce que las flores emanen sus olores con mayor facilidad.

Las plantas se pueden considerar como aparatos meteorológicos registradores, que tienen la ventaja de ser sensibles a varios elementos climáticos a la vez: temperatura, lluvia, viento, iluminación, etc.


La fenología estudia la dependencia del desarrollo de las plantas con respecto al clima y al tiempo atmosférico, y también el comportamiento de algunos animales, como es el caso de la emigración de las aves y la aparición de plagas de insectos.

La fitofenología es la parte de la fenología que estudia cómo afectan las variables meteorológicas a las manifestaciones periódicas o estacionales de las plantas (floración, aparición de frutos y su maduración, caída de hojas y dormancia).

De la misma forma que algunos animales están dotados de instintos que les permiten emigrar o detectar la presencia de un enemigo, otras especies tienen una cierta sensibilidad para detectar las variaciones atmosféricas que preceden a un fenómeno meteorológico importante.

LA INFLUENCIA EN LOS ANIMALES:

Las variaciones de la presión, de la humedad del aire, de la temperatura o de la electricidad atmosférica influyen en ciertos comportamientos de los animales. Así por ejemplo tenemos:

Variaciones de la presión atmosférica


Cuando las golondrinas vuelan alto, anuncian buen tiempo y cuando vuelan bajo, preludian lluvia. Esto es debido a que el calentamiento del suelo origina movimientos ascendentes del aire que arrastran hacia arriba a los insectos con los que este pájaro se alimenta; en cambio, si la masa de aire que precede a la lluvia desciende, los insectos se sitúan cerca del suelo y las golondrinas también.

Otras aves vuelan a niveles altos, arrastradas por violentas corrientes ascendentes que preludian tiempo de tormentas, dando vueltas en espiral con las alas extendidas, sin moverlas y sin ningún esfuerzo.

los meteorosLos cangrejos salen de sus rincones y los peces nadan cerca de la superficie cuando se acercan lluvias, y saltan para atrapar a los insectos que vuelan a ras del agua. Este comportamiento se explica porque las variaciones de la presión atmosférica y de la temperatura modifican la proporción de oxígeno en el agua e incitan a la fauna acuática a nadar cerca de la superficie.


Variaciones del grado de humedad en el aire


Las arañas, antes de la lluvia o de la tormenta, salen de sus agujeros y van de un lado para otro porque la humedad de la atmósfera encoge las telarañas, las cuales tiran del hilo de aviso que la araña mantiene sujeto a una pata lo que le hace salir con la creencia de que algún insecto ha caído en la red.

Una humedad relativa alta afecta a las alas higroscópicas (3) de algunos insectos. Las alas de los insectos son higroscópicas, se cargan de humedad y aumentan de peso, y esto produce que el animal vuele bajo. Las moscas y mosquitos pican a las reses mayores; las abejas se amontonan zumbando en la piquera de las colmenas; las ovejas sienten que la lana húmeda les tira de la piel y se muestran inquietas. Las moscas y los mosquitos vuelan a baja altura y tienden a posarse sobre los objetos para descansar y los animales que se alimentan de ellos —vencejos, golondrinas, murciélagos— vuelan bajo para atraparlos.los meteoros

Variaciones de otros elementos atmosféricos

Algunos animales son bastante sensibles a las variaciones de la electricidad atmosférica, como los gatos, las ovejas y las cabras: todos tienden a un comportamiento agitado antes de la tormenta.

Otros reaccionan de una forma especial ante la tormenta o el bochorno; los animales huidizos, como los caballos, algunos pájaros y lagartos, tienen reacciones repentinas. Los insectos se encuentran más excitados y agresivos. Muchas aves cantoras enmudecen ante el bochorno, de forma que este pesado silencio suele ser uno de los más claros indicios que preceden a la tormenta. Los perros se ponen nerviosos e inquietos, y las hormigas se afanan en los hormigueros.

En cualquier caso, para que fuese razonable cualquier pronóstico derivado del comportamiento de los animales sería necesario que esos mismos animales se encontrasen dentro de la masa de aire que origina el cambio de tiempo atmosférico. Pero sabemos que el cambio de tiempo atmosférico se comienza a formar a centenares de kilómetros de un lugar determinado, y que sólo muy poco antes de ocurrir el cambio se pone de manifiesto en las condiciones atmosféricas de ese lugar, por lo que los animales solamente pueden detectar el cambio cuando ya es inminente.

El ser humano ha perdido los “instintos meteorológicos”, exceptuando la hipersensibilidad que poseen algunos enfermos con dolores crónicos, los cuales se acentúan ante la llegada del frío, la lluvia o un cambio de presión atmosférica.

INFLUENCIA EN EL COMPORTAMIENTO EN LOS INSECTOS:

En cuanto al comportamiento de los insectos ante los diferentes cambios de los elementos meteorológicos, sabemos que el clima influye en el área de dispersión de una determinada especie. Por ejemplo, la mosca blanca del naranjo se desarrolla mejor en un clima seco que en un clima templado lluvioso. En cambio, el tiempo atmosférico influye más sobre la intensidad de la plaga. Los elementos del tiempo que más inciden en este aspecto son:

La lluvia

Influye favorablemente en la evolución de una plaga, ya que la planta se desarrolla más; y desfavorablemente porque arrastra y entierra en el fango los huevos depositados por las hembras en las hojas y ramas, y también las larvas e insectos adultos. Se ha comprobado que durante los años lluviosos el ataque de la mosca blanca del naranjo es menor, y que los naranjos regados por aspersión son menos afectados por la plaga.

Cuando escasea la lluvia, se secan muchos charcos de las zonas pantanosas, donde las hembras de los mosquitos ponen los huevos; en consecuencia, los años secos, en algunas comarcas, son menos propicios para el desarrollo de una gran población de mosquitos.

Para que la langosta común o marroquí pase de la vida solitaria (que no es dañina) a la gregaria (formando las famosas nubes) se requiere que durante más de dos años las lluvias primaverales sean escasas o nulas.

los meteorosLa temperatura

La temperatura influye notablemente en todas las fases del desarrollo de un insecto. Por debajo de una temperatura crítica los huevos no eclosionan o permanecen inactivas las diferentes etapas del desarrollo.

Un ejemplo claro en Canarias es el hecho de que a una altura de 700 metros la temperatura media del mes de enero es de entre 8 y10 grados centígrados. En estas regiones y en esta época del año, la polilla del manzano (Cydia pomonella), que origina el agusanado de las peras y de las manzanas, se encuentra en estado de crisálida. Si se trasladan las crisálidas a otras zonas más bajas, donde la temperatura media es de entre 16 y 18 grados centígrados, se observa que en dos días se convierten en mariposas, mientras que continúan en su estado las crisálidas de las zonas altas.

El barrenador del maíz da lugar a dos generaciones cuando la temperatura es favorable, pero cuando el verano es frío, mueren las larvas de la primera generación y disminuye el daño producido a la cosecha.

El escarabajo de la papa es activo durante todo el año en las regiones tropicales, mientras que en Europa y en Estados Unidos permanece inactivo durante el invierno.

La capacidad de los mosquitos para transmitir la malaria está fuertemente influenciada por la temperatura ambiental. «Los mosquitos de la malaria son organismos ectotérmicos. Esto significa que su temperatura corporal coincide con la temperatura de su entorno inmediato».

El viento

los meteorosEl viento influye en la dispersión de los insectos. En ciertas regiones del este de Estados Unidos vive un escarabajo predador que se alimenta de varias clases de pulgones; se traslada de los valles a las montañas según escasee su alimento en uno u otro lugar, sirviéndose para sus desplazamientos de las corrientes de aire originadas por un anticiclón de superficie.

La langosta africana, en ocasiones, llega hasta las islas Canarias cuando soplan vientos del sudeste. Los insectos levantan vuelo aprovechando el viento favorable, formándose nubes de langostas que se desplazan en la dirección del viento y a su misma velocidad. Se ha observado que la invasión se produce cuando hay un aumento muy brusco de la temperatura acompañado de un notable descenso de la humedad relativa.

(1) Planta anual de tallos rastreros y flores azules.

  1. Planta perenne que se emplea como ensalada y condimento por su sabor ácido.

  2. Sensibles a la humedad.

Bibliografía:

  • Josep Manuel Ibañez Ortuño, “Bases y fundamentos agronómicos”.Ed. Síntesis, 2014.

  • KP Paaijmans, JI Blanford, RG Crane, ME Mann, L Ning, KV Schreiber & MB Thomas. Downscaling reveals diverse effects of anthropogenic climate warming on the potential for local environments to support malaria transmission. Climatic Change, 2014, in press, DOI 10.1007/s10584-014-1172-6 .

Imágenes:

– Creative Commons

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.