gorrión moruno
gorrión moruno Foto: miradanatural.es

Por Leila Umpiérrez Flores, licenciada en Biología Animal y Ambiental. leydelei@hotmail.com

El gorrión moruno

Ya fueron las fiestas de mi pueblo en honor a San Vicente Ferrer, así que este mes se me ocurrió escribir sobre “Los San Vicentes”, nombre por el que se conoce, al menos aquí en Villaverde, al gorrión moruno  (Passer hispaniolensis). Es porque antiguamente se encontraban sólo en los árboles alrededor de la Iglesia de San Vicente Ferrer. Tienen muchos nombres vernáculos dependiendo de la zona, y es que es una especie que está muy ligada al ser humano (*), e nel sentido de que es un pájaro común en núcleos urbanos y, aunque puede establecer colonias alejados de ellos, es más abundante en pueblos y ciudades.

Aquí, en Canarias, se encuentra distribuido por todas las islas, excepto en La Graciosa donde se ve solo de manera ocasional. Ha experimentado un notable proceso de expansión en los últimos dos siglos desde las islas orientales; tal es así, que en el siglo XIX solo se observaban en Fuerteventura y Lanzarote. Parece que con su paulatina colonización de las islas ha desplazado a otro tipo de gorrión, el gorrión chillón, que antes era el más abundante en las islas centrales y occidentales y que cada vez es más raro.

El gorrión moruno procede del sur de Marruecos, por eso lo de moruno. Se ve favorecida su entrada a las islas orientales en los años 1800, de manera natural por la implantación de cultivos propios de la zona, además de por los vientos alisios, que provocaban la llegada de ejemplares tras las ventiscas que, al encontrar zonas aptas para vivir, nidificaron aquí.

Nada más cierto que la famosa frase “la unión hace la fuerza” y parece que ellos la tienen muy clara: su éxito colonizador parece estar ligado a su estrategia de vivir en grupos. Lo normal es verlos en bandadas, ¡y escucharlos! (son muy ruidosos), en palmeras y árboles de jardines de viviendas, hoteles, plazas…, y más aún en esta época, en que están criando.

Para identificarlos y diferenciarlos de otros gorriones hay que fijarse en los machos, que son los más llamativos. Las hembras son muy parecidas entre diferentes especies, así que solo los ojos adiestrados las distinguen. Aún así, aunque no podamos especificar, podremos asegurar que se trata de gorriones por su pico ancho y corto (indicativo de su alimentación granívora), y una ceja clara muy característica en las hembras y juveniles.

Estos son similares a las hembras antes de adquirir su plumaje adulto. Los machos adultos, en cambio, sobre todo en primavera y verano, se diferencian por poseer una garganta negra que se extiende hasta el pecho formando un extenso babero negro, moteado hacia el vientre, las mejillas muy blancas, el píleo (zona superior de la cabeza) de color marrón-rojizo. También muestran un marcado antifaz negro que realza las cejas blancas, por lo general partidas. El dorso es más negro que en otras especies, moteado con colores marrones y ocres.

La población canaria fue descrita en el pasado como una subespecie endémica, P.h.canariensis. Aunque actualmente no es reconocida como tal, los ejemplares en Fuerteventura sin embargo muestran la parte inferior más coloreada de negro que las del resto de las islas. Empiezan desde noviembre a formar sus nidos con pequeñas ramitas y plumas, en árboles, grietas de casas o edificios, palmeras, paredes de barrancos…, incluso en Gran Canaria y Tenerife se han observado utilizando nidos viejos de picapinos o de cotorras. Llegan a realizar 3 puestas al año, de 4 a 5 huevos, así que desde enero hasta agosto puede haber pollos en los nidos. Las hembras incuban los huevos y los pollos son cuidados por ambos progenitores; a los 15 días se independizan, aunque permanecen en la colonia.

Como ya dije, se alimentan prácticamente en su totalidad de semillas, pero también incluyen insectos y arañas, sobre todo en la dieta de sus pollos y cuando son juveniles, como es habitual en los granívoros. Una vez son adultos, se hacen fundamentalmente vegetarianos. Aunque esta especie es bastante común y está bien distribuida, en algunas ciudades se ha visto reducido el número de ejemplares sin que se sepan bien los motivos. En otros muchos casos se han considerado una plaga, tomando medidas directas contra ellos. También se ven afectados por la falta de zonas de cría en las ciudades, por talas de árboles, por el uso de insecticidas y herbicidas, y por supuesto por la depredación por gatos asilvestrados y ratas.

Quisiera hacer mención en este artículo a que este año se ha elegido al gorrión común (Passer domesticus) como ave del año 2016 por la SEO (Sociedad Española de Ornitología). Este es otro tipo de gorrión ligado al ser humano que está sufriendo un drástico descenso de ejemplares en todas las ciudades de Europa: en Canarias solo está presente en Las Palmas. Como muchas otras, estas aves sirven de bioindicadores, es decir, hablan de la salubridad de las zonas donde viven. Es para tener en cuenta porque, si están muriendo y desapareciendo de un núcleo urbano, cuidado porque esa zona no es sana para vivir; y si afecta a los gorriones, también afecta a la salud de las personas. Les recomiendo que vean el video “De gorrión a gorrión” en la web www.seo.org.

(*) Se van de los pueblos que previamente han sido abandonados

por las personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here