semillero
bandeja semilleros

El Semillero

Estamos en un buen momento para hacer el semillero de nuestro huerto pero tenemos que saber que contamos con dos formas básicas
de plantar nuestras hortalizas:
-Comprando las plántulas ya germinadas y en el momento óptimo de trasplante.
-Haciendo un semillero y cuidando su germinación, hasta la aparición de las hojas verdaderas que nos indican el momento de pasarlas al suelo del huerto.

Si decidimos comprar las plántulas ya germinadas, hay que tener en cuenta la preparación previa del suelo, ya que necesitan ser trasplantadas cuanto antes al huerto. En caso contrario, si decidimos hacer el semillero, hay que preparar lo necesario para su elaboración,
a saber:
– Bandejas de semillero.
– Sustrato.
– Semillas.
– Etiquetas donde escribir.
– Rotulador permanente.
– Difusor de agua.
– Recipiente para preparar el sustrato y rellenar las bandejas.
– Mesas para colocar las bandejas.
– Sistema de riego.
– Sistema de protección del sol o viento.

Antes de proceder a realizar el semillero, es muy importante tener preparado el lugar donde van a germinar las semillas. Las características más importantes son:
– La temperatura.
– La insolación.
– El viento.
– La luz.
– La humedad.

semillero

El rango de temperatura de germinación varía con cada especie. De manera general, necesitan temperaturas suaves que pueden rondar entre los 14º y los 19º C durante el día y entre los 9º y 12º C durante la noche. Si los grados no son los adecuados, el porcentaje de germinación total de las semillas se reducirá considerablemente.
En cuanto a la luz directa del sol, diremos que no es lo adecuado. Si bien las plantas necesitan de la luz para germinar y desarrollarse en perfecto estado de salud, el sol directo puede quemar esos pequeños y tiernos vegetales que comienzan su desarrollo, así como influir negativamente en el sustrato, pudiendo resecarlo hasta el extremo de la no recuperación de la humedad, y la muerte segura de la planta germinada.

El viento es un factor muy limitante y puede ocasionar varios problemas dependiendo su intensidad y tipo. El más dañino es el viento caliente o del sur, así como el que lleva polvo en suspensión (calima). Puede resecar el sustrato y acabar con la totalidad de las pequeñas plántulas, ocasionando distintos grados de estrés en los vegetales. Ese estrés será el culpable de la debilidad de las plantas y de su predisposición a padecer enfermedades o ser atacadas por insectos que les provocarán la muerte.

La luz es una fuente de energía muy importante para la germinación, la cual no prospera si aquella falta. Pero en el caso de haberla en exceso, las plantas pueden ahilarse de forma anormal (alargamiento excesivo de los tallos), provocando el partido de los mismos al trasplantarlos. Tiene que ser la adecuada y siempre tenue.

La humedad es otro factor que se tiene que controlar. Tenemos que pensar que los pequeños alveolos de las bandejas de semilleros van rellenos de muy poco sustrato. Ese sustrato tiene la característica de almacenar humedad que sustenta a la semilla en su nacimiento y posterior crecimiento, hasta el momento del paso al suelo. Si dejamos que ese sustrato se reseque, por sus características especiales (sustratos a base de turbas negras y rubias) no volverán a recuperar su grado de humedad por mucha agua que le apliquemos posteriormente. Y por el contrario, si lo humedecemos en exceso, se produce encharcamiento que asfixiará la parte radicular de las plantitas, propiciando el crecimiento de algas, musgos u hongos.

Dependiendo del material del que estén realizados, existen diferentes tipos de bandejas para semilleros: pueden ser de un solo uso, como los de cartón; o de varios usos, como los de poliespán o corcho blanco, los de plástico negro, etc. Personalmente las bandejas de poliespán no me parecen adecuadas por ser las más incómodas
cuando se realiza el trasplante, y por ser muy contaminantes a la hora de ser desechadas. Otra mala característica de estas bandejas es la de presentar problemas a la hora de la desinfección entre temporadas.

Y bien, aunque hay mucho de que hablar, en este artículo no me quiero extender más. Por ahora nos quedaremos con la idea de buscar el mejor lugar para trabajar con nuestras bandejas de semilleros, y con identificar cuáles son los factores externos que harán que logremos un 100% de germinación de nuestras semillas para el huerto.

Compartir

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here