diversidad biológica

Por María Martín Francisco. Ingeniera Técnica Agrícola, especialista en hortofruticultura y jardinería agroecológico

La biodiversidad representa una condición necesaria para la conservación y protección de la humanidad y de la vida en el planeta o, lo que es lo mismo, el desarrollo sostenible. Junto a esto, la diversidad cultural de la humanidad representa conocimientos no suficientemente valorados.

La globalización ha afectado negativamente a los sistemas agrarios, tanto cultural como biológicamente, ya que la base para el desarrollo sostenible es la supervivencia de la diversidad; como ejemplo, tenemos la pérdida de semillas tradicionales o la aparición de las especies transgénicas.

diversidad biológicaLa diversidad biológica se puede entender como la totalidad de genes, especies y ecosistemas de un territorio y se extiende a todos los niveles de organización, afectando también a las interacciones entre los seres vivos y el entorno.

Según datos de la FAO (1), desde principios del siglo XX se ha perdido el 75% de diversidad genética de especies de interés agrícola. Cada año desaparecen miles de variedades y esto también afecta a animales que se quedan sin sus hábitats.

Así tenemos que en 1859 se conocían 1300 variedades de trigo diferentes, en 1954 el número se redujo a 600, en 1984 a 114 y en 1995 se registraron 83.

Una característica muy importante de la agricultura ecológica y sostenible es el mantenimiento de la diversidad tanto biológica como cultural. El desarrollo tecnológico aplicado a la agricultura y la ganadería no tiene por qué desligarse de la conservación de la genética y la diversidad biológica. El uso de variedades de especies locales, tanto vegetales como animales, crea una gran red a nivel mundial. El hecho es que, tanto los vegetales como los animales se han adaptado a su entorno en un proceso continuo a lo largo del tiempo. Esto se traduce en una actividad agraria más sana y que dependerá mucho menos de medidas de protección química como fertilizantes, fitosanitarios, medicinas para animales, etc.

diversidad biológicaPor otro lado, la actividad agroecológica es mucho menos contaminante y esto reduce el efecto sobre la flora y la fauna locales.

Frente a todo lo señalado anteriormente, tenemos el modo industrial de agricultura: la introducción de variedades comerciales de manera uniforme en todo el planeta, las cuales serán más débiles al enfrentarse a características ambientales para las que no están adaptadas.

Todo esto se traduce en el crecimiento de la dependencia de los agricultores de las empresas productoras de semillas, las cuales han registrado a su nombre un gran número de ellas, cuando en realidad ese patrimonio es de toda la humanidad. El resultado de patentar y registrar semillas le da derecho monopólico de su uso, comercialización y exportación del producto. Patentan recursos biológicos de otro país, el cual pierde el derecho de su utilización. A esto se le llama “biopiratería”.

La manipulación genética ha conseguido que los agricultores no puedan obtener semillas y todos los años tengan que comprarlas.

Una variedad autóctona es la que se ha adaptado al entorno y que ha pasado de ser una planta silvestre a una cultivada.

diversidad biológicaDe lo que se trata es de diversificar y permitir el trasiego de diversidad biológica a todo el planeta, permitiendo el enriquecimiento y no la pérdida de especies cultivadas, proceso que tiene que estar en manos de los agricultores y no en las de empresas químicas.

Diversidad implica estabilidad y heterogeneidad, frente a los sistemas homogéneos que ponen en peligro, en muchas ocasiones, a la humanidad.

(1) Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Bibliografía: – Manual para agricultores ecológicos. Junta de Andalucía – Variedades agrícolas tradicionales. Gobierno de Canarias.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here