rabo gato plantas dañinas

Es un vegetal que se encuentra incluido en el Catálogo español de especies exóticas invasoras pero por suerte Fuerteventura es un sitio donde todavía sería posible controlar su avance.

La Consejería de Medio Ambiente ha comenzado una campaña para localizar los lugares donde crecen estas plantas y pide a los vecinos que, de tenerlas en casa o identificarlas en algún solar, no duden en llamar a los siguientes teléfonos: 928861115, 928 533427 y  928 533922 (en horario de oficina) y en el 626982371 (mañana y tarde).

Al arrancar dichos ejemplares hay que seguir un protocolo para evitar la dispersión de las semillas y luego volver a los meses siguientes para cerciorarse de que no vuelvan a reproducirse en las inmediaciones. Por eso es recomendable que el trabajo se haga por personal cualificado.

Las especies exóticas invasoras son las principales responsables de la destrucción de la biodiversidad en el mundo, hecho que se potencia en lugares como las islas, ya que sus ecosistemas son más sencillos y vulnerables y presentan un mayor número de endemismos (especies únicas en la tierra), cuya pérdida sería aún más grave porque implicaría su desaparición definitiva del planeta.

La introducción de estas especies trae aparejadosproblemas a la economía, especialmente a laproducción agrícola, forestal y ganadera.

El “rabo de gato” es considerada como una de las especies exóticas más dañinas para el entorno natural de todo el archipiélago canario. Fue introducida en la década de los años 40 del siglo pasado con fines ornamentales, y su propagación fue tan rápida que hoy en día la superficie habitada por ella es superior a la que ocupa el palmeral endémico canario.

Pelea por el territorio con las especies nativas y, al ser más potente y competitiva, con el correr del tiempo termina desplazando a la flora autóctona. Puede proliferar sin problemas desde el nivel del mar hasta los 1000 metros de altitud.

En cuanto a sus características, puede describirse como una planta herbácea, perenne, densamente cespitosa, de hasta 1 metro de altura, con inflorescencias de aspecto plumoso, más o menos densa, de color blancuzco o púrpura violáceo, sus semillas conservan su capacidad de germinación durante más de seis años. Es resistente a los cortes, al pisoteo, al fuego y a muchos herbicidas.

El hecho de estar incluida en el Catálogo español de especies exóticas invasoras, hace que esté prohibida su posesión, transporte y tráfico o comercio de ejemplares vivos o muertos.

La prevención, la alerta y la actuación rápida son  las mejores armas que tenemos para evitar que esta planta siga haciéndose fuerte en nuestra tierra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.