Avutarda Hubara
Avutarda Hubara en vuelo. Foto: surfbirds.com

Por Leila Umpiérrez Flores, licenciada en Biología Animal y Ambiental. leydelei@hotmail.com

El 21 de Mayo se celebra el Día Europeo de la Red Natura 2000. Se trata del principal sistema de conservación de la naturaleza en el continente para evitar la pérdida de biodiversidad, protegiendo las especies y sus diferentes hábitats, además de apostar por un desarrollo sostenible de estas zonas, fomentando la explotación tradicional, el turismo rural, nuevas actividades económicas… Se compone de una red de áreas que incluyen los LIC (Lugares de Importancia Comunitaria), que pasarán a ser ZEC (Zonas Especiales de Conservación), y las ZEPA (Zonas de Especial Protección para las Aves). Una vez designados estos espacios, se han de llevar a cabo sus planes de gestión para la conservación.

Aunque son poco conocidos, en España hay aproximadamente unos 210.000 km2 protegidos , en los cuales se incluye también cierto porcentaje de superficie marina. En el caso de Canarias el 46,8% de su superficie se encuentra dentro de esta red (174 LIC y 43 ZEPA). Además está en proceso la inclusión del LIC marítimo del oriente y sur de Lanzarote-Fuerteventura.

Las zonas ZEPA incluidas en la Red Natura de nuestra isla, al igual que en Lanzarote, protegen principalmente ambientes esteparios donde habita la hubara, otra de las aves más emblemáticas de Fuerteventura.

La hubara (Chlamydotis undulata fuertaventurae) o avutarda hubara, como es popularmente conocida, es una subespecie endémica de las islas orientales (Fuerteventura, Lanzarote, Isla de Lobos y La Graciosa). Se estima una población de unos 600 individuos. A pesar de asociarse a la isla majorera, quizás por el predominio de ambientes llanos arenosos y pedregosos preferidos por la especie, hay un mayor número de ejemplares en Lanzarote, aunque h i s t ó r i c a mente era al revés. En Lobos su presencia es ocasional y en La Graciosa son de colonización relativamente reciente (sobre 1990 se confirmó su reproducción). Se ha observado una gran movilidad entre islas.

La avutarda de Canarias es un ave singular, muy bien adaptada a los ambientes secos y de escasos recursos. Tiene una longitud de 55-65 cm. y una envergadura de 135-170 cm. (a la par con el guirre por el título del ave más grande del archipiélago); pero a pesar de su gran tamaño es bastante difícil de ver porque posee un plumaje críptico, de colores parduscos que le sirven de camuflaje. De patas y cuello largo, éste más blanquecino, con una línea negra que le sale de las mejillas y lo recorre. En vuelo son mucho más visibles e identificables porque se les ve destacada una franja negra y blanca en las alas. Es muy silenciosa.

Se trata de un ave omnívora: come flores, semillas, forraje, insectos, caracoles y lagartos pequeños. Su época de reproducción es muy variable, ligado a las precipitaciones anuales, y puede ir desde diciembre hasta junio. En este caso, los machos realizan unas “danzas” nupciales; echan el cuello hacia atrás y sacando el plumaje oculto blanco y negro del pecho, corren en círculos. Una vez la hembra elije al macho para la cópula, es ella la única que se encarga del cuidado de los huevos (pone 2 o 3 en una pequeña depresión en el suelo que incuba durante 23 días) y los pollos, que permanecen junto a su madre hasta el otoño.

Existen 3 subespecies en todo el mundo, todas en drástica regresión, siendo la subespecie fuertaventurae la que tiene mayor densidad. Aun así, de los 400 km2 de hábitat potencial en Canarias estimados en los 90 se han reducido a unos 160 en los últimos años. Por esta razón se incluye como en “peligro de extinción” en el Catálogo Nacional de Aves Amenazadas, y sus principales problemas son la destrucción y fragmentación del hábitat, abandono de las actividades agrícolas, los impactos contra tendidos eléctricos, la caza ilegal, el pisoteo del ganado por la vulnerabilidad de sus huevos, mamíferos introducidos…

Son muchas las amenazas pero en la hubara, otro caso de especie paraguas, encontramos un ejemplo a seguir en cuestiones de conservación. Estas actuaciones se iniciaron en 1985 con un plan de recuperación, así como con un proyecto de cría en cautividad, sensibilización y educación de la población. A partir del 1993 se inician proyectos Life de conservación por la SEO Birdlife, siendo esta misma ONG la que en 2005 adquiere una finca privada en Antigua llamada El Jarde, para mantener unas condiciones privilegiadas a favor de las aves esteparias.

SEOBirdLife

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here